Literofilia
Ciudad de Cipotes
Palabras que cantan
María del Mar Obando | Ilustración Héctor Gamboa
17/09/2017

El compositor cubano Leo Brouwer señala que nuestro cuerpo logra sobrevivir tres minutos sin aire, tres días sin agua, algunas semanas sin comida, pero solamente resistiría cuarenta y ocho horas sin música. Estoy convencida (y no solamente yo) de que las palabras son música, por esta razón, la niñez se entusiasma cuando las escucha e intenta imitarlas.

De ahí que libros como “El Grillo Cantor” de la autora Suzanne Soto Soto ofrecen muchas oportunidades para que niñas y niños se acerquen al lenguaje a través de veinticinco poemas que dibujan desde situaciones cotidianas hasta cuentos de agradable imaginación como el de “La princesa y la luna”, donde una pequeña princesa confunde al astro con una galleta y llora por no poder devorarla.

 

Este libro de páginas amarillas reúne la ternura de la primera infancia y la intención pedagógica de la moraleja. Ilustrado por María Zúñiga Mena con figuras que asemejan muñecos de plasticina, cada texto recuerda a algunos de aquellos leídos por las docentes de preescolar al momento de la siesta.

 

No en vano, su autora ocupa el cargo de asesora curricular en el Programa de Apoyo Curricular y Evaluación de los Aprendizajes de la UNED y ha ganado el primer lugar en el concurso de poesía ambiental Dorothy Pinto (2006) con el poema “Horacio, la rana”, presente en esta obra.

 

Colores, emociones, animales, personas y paisajes comprenden el mundo lírico de “El Grillo Cantor” que irremediablemente nos remite al mexicano Francisco Gabilondo Soler y su famoso Grillito Cantor por la similitud al combinar música, letras y moralejas para el disfrute de quienes recién aprenden a utilizarlas.

 

 

© Literofilia Ltda. • Diseño y programación:Tormenta Cerebral • © Nimbus 1.0